viernes, 14 de julio de 2017

Presentación de 'Muérase de una vez, Dr. Freud', novela de Carlos Manuel López Ramos por Saulo Ruiz Moreno


En el marco de la Feria del Libro de Jerez 2017, fue presentada la novela titulada Muérase de una vez, Dr. Freud, de Carlos Manuel López Ramos. La presentación corrió a cargo del escritor Saulo Ruiz Moreno.
Jerez de la Frontera, 5 de junio de 2017.



                                                       Saulo Ruiz Moreno


Muérase de una vez, Dr. Freud
Carlos Manuel López Ramos
Peripecias Libros, 2017


Carlos M. López Ramos (Cádiz, 1955) es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Sevilla. Ensayista, crítico literario y articulista de prensa, es asesor de la Fundación Caballero Bonald y miembro del Centro de Estudios Históricos Jerezanos.

Pero, ante todo, Carlos es una persona extraordinariamente inquieta intelectualmente, con un conocimiento de la literatura y el pensamiento del siglo XX como pocos. Con especial atención al estudio de las ideas políticas y los movimientos sociales y culturales que se han desarrollado en la edad contemporánea; un estudio que le ha conducido a una comprensión y a una conformación ideológica muy clara sobre la realidad política, social y cultural presente. Esta pasión por desgranar las razones últimas de la creación y el pensamiento le han llevado a publicar tres ensayos en los que analiza las obras de diferentes autores: La Andalucía de Ehrenburg. Una crónica republicana. Tierra de Nadie, 2007; Utopía comparada. Dos poetas, dos poéticas: Jesús Fernández Palacios y José Ramón Ripoll. Publicaciones del Sur, 2010; La noche de los relámpagos. La simbología en la pintura de Manuel Caballero. Peripecias Libros, 2014.

Muérase de una vez, Dr. Freud es su primera incursión en la novela, un texto rebosante del saber acumulado sobre centenares de personajes reales que poblaron el siglo XX y que ahora regresan desde sus tumbas a esta gran metáfora que nos plantea Carlos M. disfrazada de historia de intrigas. Desde la primera frase se percibe que el escenario donde se desarrolla la acción describe un mundo tan verosímil que cualquiera diría que se trata de una página más de la historia del siglo XX. Constantemente se tiene la tentación de acudir a la bibliografía para contrastar los datos, de nada sirve la advertencia de ficción que nos hace el autor en el prólogo; de hecho la advertencia parece más un engaño premeditado que un aviso de invención. Todo es muy real. Quizá lo que ocurre, y Carlos lo sabe, es que la realidad es tan rocambolesca como los acontecimientos que se describen en estas páginas y la Historia de cualquier época que encontramos narrada en cualquier tratado no deja de ser una recreación de actos fabulados por la intelectualidad y moldeados por el poder.

Carlos Manuel nos regala de este modo el mundo sofisticado y delirante de las altas esferas durante los años 30, con el que se esboza el perfil filosófico y humanístico de quienes construirían la historia del siglo. Y vaya siglo, un siglo viciado y repleto de corruptelas e intrigas que dan muchas pistas de lo que ocultan las buenas maneras que difunde la prensa y la exquisita etiqueta con la que se disfraza en los actos oficiales.

Una novela repleta de ironía y con numerosas citas bíblicas en la que se retratan de manera muy ingeniosa y ácida diferentes personajes, tanto reales como arquetípicos, que permiten al lector una interacción permanente con su propia realidad, extraer datos del texto para aplicarlos a su experiencia y, de esta forma, conformar en su mente micro sucesos anexos. De esta forma, Carlos ensaya con un sistema literario de generación de relatos virtuales en el lector fuera del propio marco del texto de una manera muy sugerente.

El escenario de la novela es un momento de alta tensión internacional y de un gran desarrollo científico en el que las posibilidades de la ciencia se creían ilimitadas. La Segunda Guerra Mundial está a punto de comenzar. Freud vive exiliado en Londres afanado en oscuros negocios con drogas destinadas al control de la sociedad. Nazis y sociedades secretas forman parte de este extravagante entramado conspiratorio, así como el Vaticano y la corona británica. Un mundo repleto de intrigas con grandes aspiraciones pero que, en realidad, se demuestran ridículas tanto en su desarrollo con en su finalidad. Este cóctel, tan acostumbrado por la literatura mercantilista, le sirve a Carlos para brindarnos una sátira de estas obras de dudosa calidad artística pero gran distribución comercial con la que ejercen una importante influencia doctrinal sobre la sociedad.

Entre el rico ecosistema abonado por Carlos Manuel, aparece un personaje jerezano, Severiano Pastrana (1900), arqueólogo, alquimista y espía; autor del libro La arqueología y todos sus muertos, y embrollador profesional. También incluye entre sus personajes principales a la baronesa alemana Sophie Dorothea Meiningen, cuyo nombre de guerra será Krista Kahler, «que se habría metido a espía por arribismo y por su ginocéntrica e irrefrenable avidez de aventura». Otro interviniente destacado en la conspiración es Breyten Pierneef, veterano sudafricano ultranacionalista miembro de una sociedad clandestina afrikáner que impulsara el apartheid. Y por último mencionar a un tal Kellerman, estudioso de Freud nacido en Estrasburgo en 1949, por lo que participa a título documental, no en el desarrollo de la acción, a quien se le de deja todo el peso de la veracidad de lo relatado, con lo que el autor escurre el bulto de lo que aquí se cuenta.

El estilo de Carlos Manuel es muy dinámico. Los diálogos se insertan en la narración de manera natural, incluso cuando los escribe en gaélico, y la abundancia de epítetos y referencias lo enriquecen de tal forma que nos trasladan de manera natural a ese mundo fabuloso de los Fulminati, la sociedad secreta escindida de los Illuminati que controla el mundo desde las sombras. Muérase de una vez, Dr. Freud es una lectura más que recomendable que nos hará creer que el mismísimo Freud se hubiera metamorfoseado en López Ramos y que, aun resguardados en la intimidad de nuestro hogar, alcanzara a narcotizarnos con alguno de sus combinados y abrirnos, de este modo, la puerta a otro mundo.


Saulo Ruiz Moreno
Junio de 2017





miércoles, 31 de mayo de 2017

Carlos Manuel López Ramos: 'Muérase de una vez, Dr. Freud'

Muérase de una vez, Dr. Freud

El doctor Sigmund Freud vive exiliado en Londres los dos últimos años de su existencia (1938-1939). Allí se dedica a negocios oscuros, de gran envergadura, relacionados con la cocaína y el opio;  y para ello cuenta, entre otros apoyos, con la insólita e incomprensible complicidad de la Alemania nazi. El trasfondo de estas actividades lo constituye una gigantesca conspiración internacional en torno a la Corona Británica.  Desde las sombras, y controlando la operación, actúa una enigmática y poderosa sociedad secreta: los Fulminati, escindidos de los célebres Illuminati, pero, dicho sea de paso, conformando una comunidad infinitamente más potente e implacable.
La guerra civil en España, preludio de una nueva contienda mundial, se encuentra en su fase conclusiva, con la ya más que garantizada y rotunda victoria del bando franquista ayudado por las fuerzas del Eje. En medio de una dramática inquietud, Europa se prepara ya para el  desastre que se avecina.  
Otros factores destacados de este formidable embrollo, cuyo centro de gravedad es el fundador del psicoanálisis, son: un ambiguo y renombrado  miembro de la familia real del Reino Unido; una espía desquiciada que tal vez no sepa ni para quién trabaja;  un perverso arqueólogo español cuyas tortuosas actividades en el ámbito político conducen siempre a situaciones equívocas y desconcertantes; los servicios de inteligencia de numerosos países; un Estado Vaticano  movido, como de costumbre,  por siniestros intereses; y, para colmo, muertos que  resucitan y la intervención de ciertas  jerarquías infernales.
Entre las características más relevantes del presente relato sobresalen: una osada ironía llevada hasta el más desvergonzado sarcasmo y una eficaz destreza para el desarrollo de la  intriga, donde lo imprevisible desempeña una función de primera magnitud; además de un estilo sintético, preciso, dinámico y, en no pocas ocasiones, corrosivo.
Esta novela tiene, por otra parte, el aliciente de ofrecer al lector un alto grado de  participación creativa a la hora tanto de captar el contenido como de interpretar el mensaje subyacente al mismo, por lo que su lectura se convierte en una auténtica  construcción y reconstrucción del significado de los hechos.   
Muérase de una vez, doctor Freud es, así, una sátira feroz de toda esa narrativa pseudohistórica  especializada en la explotación de presuntos  misterios religiosos, mágicos y esotéricos, parapsíquicos  y mitológicos, que se ha generado a partir de determinados modelos de éxito con valor exclusivamente comercial. Estamos, pues, ante un ejemplo de  crítica mordaz dirigida contra una  subliteratura de consumo que, manifestándose en apariencia como fórmula orientada hacia la pura distracción, fomenta sin embargo, de manera preconcebida, una mentalidad irracionalista, misticoide y reaccionaria con efectos ideológicos de largo alcance.





viernes, 8 de julio de 2016

V Congreso del Partido de la Izquierda Europea




El PIE se prepara para pasar a la ofensiva en su V Congreso, el cual tendrá lugar en Berlín el próximo diciembre.

El Partido de la Izquierda Europea (PIE) se prepara para su V Congreso, un Congreso con el que se iniciará una nueva etapa en el partido europeo, según explicó su presidente Pierre Laurent este viernes, en París, en el Consejo de Presidentes de los partidos que conforman el PIE. Si el primer paso fue la creación del Partido, en 2004, y el segundo fue cuando en 2010 se apostó por hacer del PIE un actor con voz y peso en la escena política europea, este V Congreso, que se celebrará en diciembre en Berlín, marcará una tercera fase en la historia del PIE: la fase de “pasar a la ofensiva”.

Así lo explicó Pierre Laurent: “Debemos actuar a la ofensiva para crear una relación de fuerzas más fuerte en Europa”. Más fuerte y “lo más amplia posible, que sea capaz de crear una mayoría que pueda cambiar la relación de fuerzas a nivel europeo para refundar Europa sobre los principios de la solidaridad y el progreso social compartido” añadió, poniendo el ejemplo de la Alianza contra la Austeridad”. Y la forma de concretarlo, según Laurent, es construyendo un foro permanente anual con todas las fuerzas progresistas en Europa con el objetivo de construir batallas comunes capaces de cambiar Europa.

El objetivo del PIE es elaborar “un nuevo contrato social por la soberanía y la solidaridad entre todos los pueblo de Europa, una unión de naciones y pueblos cuya soberanía sea respetada. Se edificaría sobre las bases de la solidaridad, de la lucha contra las desigualdades y el dumping fiscal y social, por la ecología, la paz y todo lo que desarrollamos en el documento político”.

Dijo que se trata de ir más lejos y trabajar con fuerzas políticas que no forman parte del PIE, con el grupo parlamentario GUE-NGL, con sindicatos, movimientos sociales, ONGs, socialdemócratas que no renuncian a los principios de la izquierda y con ecologistas.

Era el momento de validar el proyecto de documento sobre el que se lleva trabajando seis meses y que sienta las bases de la ofensiva. Esta reunión de presidentes celebrada en I´vry, municipio rojo colindante a París donde los comunistas participan en el gobierno, supone un paso firme adelante no sólo en la estrategia del PIE sino en la adaptación de una estructura más eficaz para el trabajo que el partido tiene por delante.

Los presidentes y delegados de los más 14 partidos que asistieron, entre ellos Die Linke, el Bloco portugués, la Alianza Roji-Verde de Dinamarca, el Partido Comunista de España, la Alianza de Izquierdas y el Partido Comunista de Finlandia...., compartieron con una sola voz la urgencia de dar más dinamismo al trabajo del PIE y la necesidad de poder dar respuestas rápidas a una realidad europea que cambia muy aceleradamente. Todos coincidieron en que esta nueva etapa del PIE necesita dotarse de unos órganos de decisión más ágiles. La forma de hacerlo sería otorgar al secretariado una capacidad de decisión que ahora no tiene, siempre desde la máxima transparencia.

Pierre también propuso al consejo de presidentes la celebración de una Asamblea anual del PIE, que no afectaría al Congreso que se continuaría realizando cada tres años, pero que sí permitiría agilizar el ritmo de trabajo adaptándolo a la rapidez con la que se desarrollan los acontecimientos en Europa porque “hoy nadie puede saber lo que puede ser de la Unión Europea dentro de dos años”.

El presidente del Partido también señaló que ha llegado el momento de renovar la presidencia y reforzar el trabajo colectivo. Y adelantó que su responsabilidad en Francia, con las elecciones presidenciales, le va a absorber mucho tiempo, “ya que lo que pase aquí será importante no sólo para Francia sino para Europa también. De hecho –advirtió- Le Pen es está muy activa para crear un frente común de extrema derecha a escala europea. Volviendo a la presidencia del PIE, apuntó, que si fuera necesario estaría dispuesto a participar en una presidencia colectiva. Aprovechó la ocasión para elogiar el “extraordinario papel” ejercido por Maite Mola en la coordinación de los Ejecutivos, indicando que “debe continuar haciéndolo”.

Aún no está definido si se pasaría de una presidencia colegiada a una colectiva pero sí quedo claro la necesidad de una mayor representación dentro y fuera de Europa para ser más activos con todas las fuerzas progresistas, haciendo alusión a la necesidad de continuar las relaciones con otros Foros como el de Sao Paolo -con el que se continúa incrementando la colaboración- y las fuerzas de Africa.

En cualquier el debate continuará abierto hasta el próximo mes de octubre en el que el Comité Ejecutivo, que se celebrará en Budapest, cerrará las propuestas.

Mundo Obrero, 07/07/2016